¿Hacia dónde va el deporte en edad escolar?

¿Hacia dónde va el deporte en edad escolar?

Es curioso como en la sociedad actual se presentan dos tendencias opuestas. Por un lado hay un incremento de personas que adoptan estilos de vida saludables con unos elevados índices de práctica de actividad física y deporte y en general una vida activa. Hay una tendencia en el crecimiento de la oferta de servicios deportivos en edad escolar así como una amplia variedad de actividades deportivas de salud y ocio como de competición. Esta oferta se amplía a familias, a actividades deportivas y recreativas para realizar toda la familia. En la actualidad el índice de práctica deportiva en la población escolar es del 63% en España según la encuesta de hábitos deportivos en la población escolar del CSD.  Contrariamente los datos de sedentarismo y obesidad infantil son preocupantes con unos índices de 23,2% de sobrepeso y un 18,1% de obesidad infantil entre niños de 6 y 9 años de acuerdo al estudio Aladino 2015.  

Los programas y acciones para cambiar esta realidad son claves para conseguir una ciudadanía sana en la actualidad y a largo plazo. Los hábitos para una vida saludable se adquieren en la etapa escolar, si estos se interiorizan estos hábitos nos van acompañar toda la vida. Promover una vida activa es fundamental, ya no solo en las actividades cotidianas sino también con la práctica de actividad físico deportiva. Aunque dentro del programa escolar se realiza educación física, esta no es suficiente siendo aconsejable la práctica de actividades deportivas fuera del horario escolar así como la práctica de actividades activas con la familia los fines de semana o en vacaciones, siendo el modelo familiar uno de los aspectos que más influye en la adquisición de los hábitos en estas edades.

Al llegar a la adolescencia se produce un importante abandono de la práctica deportiva, especialmente entre el sexo femenino, siendo una etapa crítica en la que queda mucho trabajo por hacer.

 

Los cambios de prioridades en relación a los estudios académicos, la mayor autonomía y la mayor accesibilidad a las nuevas tecnologías, el acceso a una nueva oferta de ocio, etc., son algunos de los motivos por este abandono. A veces la propia configuración del deporte es una barrera por su continuidad, presentando un elevado grado de implicación a nivel competitivo o con unas ofertas pocos flexibles. Es necesario continuar trabajando para ofrecer alternativas a las adolescentes y jóvenes para la realización de actividad física y deporte, con programas más abiertos y flexibles que el deporte convencional. El papel del deporte en esta etapa va más allá de la salud física, sino que juega un papel importantísimo en la prevención de malos hábitos y relaciones sociales.

Conocer más a fondo cómo tanto niños y jóvenes viven el deporte es importante para realizar la Mejor oferta posible.  Es interesante este estudio Children and Young people worries in sport en el que se identifican las principales preocupaciones de los más pequeños y los jóvenes en el deporte.

Para poder crear programas efectivos es necesario conocer la situación actual e identificar las posibles tendencias. Para ello los estudios de hábitos deportivos y/o encuestas a la propia población escolar son esenciales para configurar la fotografía de la realidad. Su elaboración debe ser meticulosamente planificada, teniendo bien claros los objetivos, como se realizará la recogida de los datos y posibles dificultades y desviaciones, como se analizaran los datos y con qué finalidad, un diseño del cuestionario según las características de cada edad,  etc. No es tarea fácil su diseño, implementación y análisis, pero hacerlo lo mejor posible es imprescindible para una buena diagnosis de la realidad y el diseño de estrategias de actuación.

La concreción e implementación de estrategias y programas también requiere un acurado proceso de reflexión y trabajo para llegar a los resultados esperados. Contar con herramientas de seguimiento y evaluación permite hacer mejoras para conseguir que nuestra ciudadanía, des de bien pequeños tengan unos hábitos de actividad física y deporte saludables.