Smart Stadium, más allá de un simple espectáculo deportivo

Smart Stadium, más allá de un simple espectáculo deportivo

La tecnología se ha convertido en el mejor aliado para seducir al espectador del siglo XXI y es que más de la mitad de los jóvenes utilizan el móvil durante el desarrollo de partidos o eventos deportivos. El objetivo principal de este colectivo es la búsqueda de nuevas experiencias que no se basan únicamente en ver en directo sus ídolos, sino que más del 70% del partido están pendiente del móvil para ver repeticiones, analizar estadísticas y compartir comentarios a las redes sociales. En los Estados Unidos hace tiempo que son consientes de esto y por este motivo, diferentes clubes han convertido su estadio en un “Smart Stadium”. Un estadio inteligente requiere de una buena conexión de wifi y la puesta en marcha de plataformas y actividades para entretener a los espectadores, como también personal con la formación adecuada para crear y gestionar estas nuevas herramientas. Esta propuesta va más allá del espectáculo deportivo, ya que durante, antes del inicio y en la media parte del partido también hace falta distraer a los espectadores.

En el NBA todas las aplicaciones de los clubes en los últimos años tienen una serie de servicios imprescindibles como repeticiones, estadísticas en tiempo real, compra de merchandising y/o compra de comida rápida. Algunos clubes también aprovechan la oportunidad para conocer los perfiles de sus visitantes y enviar ofertas de abonamientos según el perfil de la persona mediante las preferencias a la hora de utilizar las diferentes aplicaciones.

En Europa, este concepto tan completo de estadio inteligente aún queda lejos. Si bien es cierto que algunos clubes, principalmente en Inglaterra, están realizando esfuerzos para equipar sus estadios con wifi y crear aplicaciones para enriquecer de nuevas experiencias del espectador pero aun se encuentran lejos del nivel de Estados Unidos.

Los nuevos millennials son exigentes y buscan nuevas experiencias continuamente, encontrando en la tecnología el mejor aliado para satisfacerlas. ¿Cómo evolucionaran estos estadios inteligentes? ¿Será imprescindible en los próximos años ver un evento deportivo sin un dispositivo móvil en mano?