¿Cómo deben ser los gestores deportivos del futuro? (II): diferencias territoriales y por sector

¿Cómo deben ser los gestores deportivos del futuro? (II): diferencias territoriales y por sector

En un artículo anterior, se analizaron cuáles son las competencias requeridas a un gestor deportivo para adaptarse a la industria del deporte actual y futura, a partir de las conclusiones del proyecto NASME (New Age of Sport Management Education in Europe), proyecto de ERASMUS + financiado por la Unión europea. El presente artículo pone el foco en las diferencias existentes entre los distintos países participantes así como en las principales variaciones entre los sectores analizados.

En general, tal como se vio en el anterior artículo, algunas de las competencias más demandadas son la flexibilidad (capacidad de adaptarse a nuevas situaciones) y la capacidad de aplicar los conocimientos a la práctica diaria, lo que evidencia la complejidad de trabajar en el deporte. Así, los nuevos gestores deben ser:

  • Flexibles
  • Innovadores
  • Competentes en les relaciones
  • Hábiles profesionalmente para integrarse a diferentes comunidades

Aunque los diferentes países que han formado parte del proyecto tienen necesidades de futuro similares, si se hace un análisis más detallado, se encuentran particularidades entre territorios. Así, la percepción de los temas generales difiere a través de fronteras y culturas, tal como se puede ver en la siguiente tabla:

En Grecia, por ejemplo, toman especial importancia las competencias en turismo deportivo, mientras que no es uno de los principales requisitos en el resto de países. Finlandia también se diferencia del resto con el requerimiento de habilidades para trabajar en un equipo multidisciplinar. En España, las habilidades para la resolución de problemas o la capacidad de adaptación a nuevas situaciones (flexibilidad) son dos de las competencias más demandadas.

El estudio distingue entre cuatro sectores diferenciados: clubes deportivos, federaciones deportivas y confederaciones regionales, organizaciones del sector público y empresas deportivas privadas. Cada uno de estos sectores tiene unas necesidades específicas en cuanto a los perfiles de los gestores deportivos que pueden trabajar, tal y como se muestra a continuación:

A nivel global, los planes de estudios en gestión deportiva deberán incluir las temáticas planteadas de manera que permitan desarrollar las competencias de los estudiantes para adaptarse a las demandas del complejo mercado laboral actual y del futuro. Teniendo en cuenta, sin embargo, las diferencias detectadas, habrá que trabajar para que los planes de formación sean adaptados a las necesidades de cada territorio. Del mismo modo, será necesario tener en cuenta las demandas de los diferentes sectores y realizar una adaptación en base a estas para garantizar un proceso formativo con garantías de éxito profesional.