¿Será el 2020 el año de una renovación del paradigma deportivo?

¿Será el 2020 el año de una renovación del paradigma deportivo?

Con el año 2020 se inicia una nueva década marcada por varias conmemoraciones como son los 50 años desde que la famosa banda The Beatles se separó, 75 años de la fundación de la Organización de las Naciones Unidas y de los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki y 150 años desde que nació el comunista Lenin... pero ¿qué sucede en el mundo deportivo?

El 2020 es el año de los Juegos Olímpicos en Tokio, los Juegos que quieren ser los más innovadores de toda la historia porque abren un nuevo capítulo con la inclusión de nuevas modalidades deportivas y la tecnología como foco del evento.

Los Juegos de Tokio estarán marcados por la inclusión de 5 nuevas modalidades deportivas que son el béisbol y softbol, el karate, el monopatín o skateboard, la escalada deportiva y el surf. Muchos de estos deportes han sido escogidos como reflejo de las nuevas tendencias deportivas y especialmente para atraer a un público joven que cada vez está huyendo más de los deportes tradicionales en busca de más emociones, sensaciones y adrenalina en la práctica deportiva. La introducción de estos deportes en el evento deportivo más famoso de la historia apunta a que se producirá un aumento de practicantes de estas disciplinas sobre todo entre niños y jóvenes.

Las nuevas modalidades deportivas en el medio natural cada vez ganan más terreno y conjuntamente con el autoaprendizaje y la facilidad en la adquisición de material deportivo adecuado, el público joven poco a poco se está dirigiendo hacia otro sector lejano del deporte organizado tal y como lo conocemos hoy en día. La práctica deportiva autodidacta y sin agentes promotores está siendo protagonista en los últimos años aportando un valor diferencial que permite que la propia población sea la que gestiona los entrenamientos y algunas pequeñas competiciones en según qué medio, como puede ser la playa o la montaña.

Las nuevas tendencias deportivas provocan un proceso de reflexión que recae en todos los agentes deportivos que son los responsables de idear y reconducir las políticas deportivas públicas actuales adaptándolas a las demandas de la sociedad y, concretamente aprovechar las oportunidades recientes y el cambio de concepción que está viviendo el deporte para crear nuevos modelos.

¿Estamos preparados para afrontar este reto?