Gimnasios ‘Low Cost’ en España

Gimnasios ‘Low Cost’ en España

Modelo de negocio con un crecimiento sostenido

Éste diseño empresarial de precios bajos tuvo gran aceptación y éxito garantizado en España debido a diversos factores, entre los que podemos destacar: el incremento de la competencia y la difícil situación económica en la que se encontraba el país, de la cual aún no se puede establecer que se ha recuperado totalmente, así como la incertidumbre generada por el entorno político del mismo.

Entendemos por Low Cost aquel centro que su precio máximo mensual es de 21,99 €. Actualmente en España podemos identificar 42 empresas privadas de diferentes nacionalidades que presentan centros Low Cost, con un total de 235 gimnasios en funcionamiento en 35 de las 52 provincias. Lo que comenzó con las líneas aéreas (Ryan Air, Easy Jet, Vueling…) se ha consolidado y difundido por Europa en diversos sectores empresariales como cruceros, alquiler de automóviles Y hoteles, entre otros.

Los elementos mencionados han obligado a profesionalizar en mayor medida el sector y ofrecer constantemente al cliente un valor añadido, ya que éste nuevo consumidor exige que ahora las empresas sean las que se adapten a sus posibilidades, al contario de las relaciones tradicionales en las que los consumidores se adaptaban a las empresas.  Es por ello, que actualmente aquellas compañías que sean capaces de satisfacer las expectativas de los clientes serán las que podrán mantener y garantizar sus ventas, para esto deberán ofrecer una diferenciación de la competencia mediante la máxima atención y contacto al servicio del cliente, sin descuidar un precio 'justo'.

Sin embargo, el 4º informe de gimnasios Low Cost en España, realizado en Enero del 2016 por Fitness & Sport Management, revela entre otras cosas, una disminución en puntuaciones frente al año anterior en factores como instalaciones, programas y servicios, contacto con el personal; factores que repercuten en una fidelidad menor por parte del cliente. Además que en ningún caso existe un Net Promoter Score positivo, lo que hace pensar que el modelo Low Cost en España debe apostar por una reflexión profunda, y sin duda, por una evaluación continua para ofrecer el mejor servicio al cliente. Es importante mencionar que la puntuación más baja otorgada por los usuarios de los centros Low Cost  fue para los programas y servicios, puntuados con un 5,80 y 5,82, en donde los clientes no perciben que éstos sean de alto nivel y les ayuden a conseguir sus objetivos.

Por el contrario, aunque también con puntuaciones bajas, la mejor valoración se obtuvo en personal y en instalaciones, éstas últimas consideradas como atractivas y funcionales; siendo lo mejor puntuado la profesionalidad del personal (atención y servicio) con un 6,63.

Los centros de fitness que siguen éste modelo se ven obligados a mejorar la propuesta de valor manteniendo la estructura de costes, esto no quiere decir sacrificar el excelente nivel de servicios, en especial cuando este se obtiene a través de la calidad, que es lo que va a determinar la diferenciación de la empresa. La calidad no cuesta más, depende de las actitudes del personal y no de sistemas, procesos o equipos costosos y sofisticados. Es aquí donde llegamos de nuevo a la innovación y excelencia operativa. No hay otra manera para conseguir éxito en éste modelo de negocio. 

Más información aquí.